Pelota en la Red

Después de ver el partidazo entre Alemania e Italia, creo que me merezco, para mi débil memoria ir registrando mi vida, mi vida, que desde los cinco años, va acompañada de una pelota, la que a veces fue un envase de yoghurt o a veces fue la de marca que usan en el campeonato. Para quienes sienten el fútbol va este blog con mis memorias peloteras.

Name:
Location: Lo Espejo, Santiago, Chile

Sunday, July 16, 2006

¡Yo soy el Cóndor Rojas!


En mis noches hay un sueño repetitivo, siempre jugando fútbol. A veces como seleccionado nacional, otras con mis compañeros de básica, pero casi siempre ubicado en la misma posición: de arquero. Debo contar que bajo los tres palos mi inconsciente es imbatible, atajo y atajo y nunca me hacen goles.
Como todo niño y después adolescente, el placer que va ligado a la de cuero es hace goles, no evitarlos, pero mi carrera de cuasi futbolista amateur siempre ha estado asociada a los achiques y la voladas.
En este puesto en el amateurismo hay que tener dos características: reflejos y valentía, valentía que raya en la locura al revolcarse no en el césped como hacen los profesionales, sino en el maicillo, cemento o tierra con brotes de piedras o de vidrio como son las canchas de la pobla.
Creo justo buscar un culpable de esta afición por atajar y el responsable se remenonta a mis siete u ocho años... ¡Yo soy el Cóndor Rojas! era el grito que salía de mi infante voz en la multicancha frente a mi departamento en Los Presidentes. Otros perferían ser Maradona, Gullit, Van Basten, yo no, yo emulaba las tapadas del meta de paso por Aviación y Colo-Colo entre otros.
Un 3 de septiembre de 1989 ataje tan bien como mi ídolo, ese día jugaba Chile con Brasil en el Maracaná. Había que ganar para ir al mundial de Italia 90, no entendía por qué, pero había que ganar. No recuerdo mucho del partido, sólo flashes de que cae una bengala, que Rojas estaba ensangrentado y que Chile se retiró (lástima no recordar del momento el gesto inequívoco de Pato Yáñez). En la tele mostraban por la noche como apedreaban la embajada brasilera. Tenía miedo, el arquero que emulaba estaba herido por una bengala ¿se moriría? se preguntaba mi mente inocente, pero con más pavor, mis pensamientos eran en que si habría una guerra.
Por cierto que no la hubo y yo seguí siendo el Cóndor Rojas, hasta que un día se supo que todo era una farsa, que se había cortado con un bisturí. Fue un golpe fuerte para mi orgullo, que ya en mis 8 años era grande. Lo castigaron, no podría jugar nunca más en su vida. Quería llorar, pero me repuse y en las pichangas seguí siendo Roberto Rojas, salvo que de ahí en adelante, en medio del juego mne tiraba al suelo y me refregaba con mi mano la frente, imitando lo que hizo él en el Maracana. Un día, sin darme cuenta y sin premeditarlo al momento de elegir quien era cada uno (rutina previa a cada partido) grité ¡Yo soy Preud Homme! Pasé a ser así, el meta belga, pero ahora en la actualidad sé que las voladas que hago en mis sueños a ángulos imposibles, donde mi brazo parece crecer en pos de evitar que la redonda toque la red, se debe a un hombre, ya que si bien un día fui Preud Homme, Morón, el "Rambo" Ramírez, o hasta Rabajda y ahora sería Buffon, mi inconsciente sigue gritando...¡Yo soy el Cóndor Rojas!

3 Comments:

Blogger Rayén Chod said...

Hola amigo, pasaba a saludar.. jijijiji.. aunque no entiendo.. que signifique eso del condor rojas.. sera que quieres volar.. jijijiji.. yap. un beso.. chauz

12:09 PM  
Blogger kaki.donoso said...

Holaaa!!! me gusta como escribess!!
además de ser una linda persona (la verda es ke no lo C, pero lo siento)... emm seguí con tus sueños!!!... fijando metas y cumpliendolas...
mucha suerte!! nos vemos pronto!!!!
ya?
un beso!
Denis!

5:25 PM  
Blogger Victoria said...

toc toc !! vengo a dejar comentario
ajaja ya lo deje xd
te quiero
besotes
Axtrid n.n

4:00 PM  

Post a Comment

<< Home

HispaLab
HispaLab