Pelota en la Red

Después de ver el partidazo entre Alemania e Italia, creo que me merezco, para mi débil memoria ir registrando mi vida, mi vida, que desde los cinco años, va acompañada de una pelota, la que a veces fue un envase de yoghurt o a veces fue la de marca que usan en el campeonato. Para quienes sienten el fútbol va este blog con mis memorias peloteras.

Name:
Location: Lo Espejo, Santiago, Chile

Wednesday, July 12, 2006

Campioni di Mondo


¿Champion du Monde? o ¿Campioni di mondo? esa era la duda con que me levanté el dìa dela final de la Copa del Mundo Alemania 2006.
Como hincha, la postal perfecta para la tarde dominical samtiaguina, era con Zinedine Zidane alzando el trofeo y yo siendo testigo preferencial de esa hazaña, desde mi sillón a menos de dos metros del televisor. Así había sido en Italia 90, Estados Unidos 94, Francia 98, Japòn y Korea 2002 y así debía ser ahora y faltando una hora para el crucial encuentro así era. Ya me había deshecho de todo compromiso y me preparaba a almorzar antes, para ver a los azurris y le bleus "tranquilito", pero... suena ese celular que debí apagar en la mañana... ¿Páez te puedes ir al Stadio Italiano, para que hagas notas desde allá? segunda vez en el mes de radio que odio la voz del productor, antes, cuando se olvidó llamarme para que despachara y me pidió disculpas.
Según mis cálculos, desde Lo Espejo hasta Las Condes, me perdería los 12 minutos del primer tiempo, en todo caso ¿qué iba a pasar? si los primeros 20 minutos son de estudio ¡Error! cuando voy a la altura de Escuela Militar, Elizondo cobra penal para Francia ¡argentino traidor! quizá era el gol del campeonato. Zindane frente al balón, dicen en la Cooperativa, pasan los segundos... y Hanz Marwitczs grita ¡goooooool! y mi puño cerrado en la micro, era testigo de que mi postal perfecta todavía podía ser.
Ya instalado en un salón del segundo piso del Stadio Italiano, el principio me parecía más a bingo familiar que a la final del mundial. Mucha viejita cuica, mucha adolescente rubia esperando a cumplir unos años más, para pedir a su mamá que le regale unas pechugas nuevas, todos comiendo... pero, de fútbol, nada, buena igual era obvio, iba ganando Francia.
pero en el minuto 19 Materazzi se anticipa a la defensa gala y con un certero cabezaso clava la igualdad. Estallan los 600 hinchas del salón, las nonas se suben a las sillas y las ragazzas abrazaban a medio mundo, hasta yo agarré por ahí unos abrazos por el hombro. El grito casi mantra de ¡Italia! ¡Italia! algo provoca en mi.
El entretiempo fue al ritmo de la tarantella y de "Un italiano vero" de Toto Cotugno que era seguido de las banderas "tricolori". Poco a poco el ambiente emotivo y alegre provocaba que mi corazón hincha empezara a cambiar el Allez le Bleus por ¡Forza Italia!
En el alargue Buffon le saca el gol del título a Zidane y este último se gana la roja por un cabezaso, pero a estas alturas mi concentración era en los 21 protagonistas y en la chica que estaba a mi lado, la que entreviste y confesó ser hincha de Francia y Zizou, quizá ella soñaba con la misma postal que yo antes del partido, postal que se desvaneció con el penal errado de Trezeguet en la definición desde los doce pasos. El Stadio Italiano estaba mudo, Grosso frente al balón y a un lanzamiento de la gloria. Madie lo dijo, pero todos pensaban en Roberto Baggio el 94 cuando fallo en la misma instancia frente a Brasil y el tetracampeonato quedó en manos de los verdeamahrelos. ¡Tetracampeones! se escuchó nuevemente, peo esta vez en tono peninsular, Grosso acababa de dar el mundial a Italia. Un estallido de júbilo en el salóm, ya todos arriba de las sillas, arbazándose, llorando... Sentía alegría por ellos, tiré al aire el himno de "Mamelo", mientras Yolanda, la joven que hinchaba por Zidane, anonimamente para los 600 hinchas, se iba con algunas lágrimas en sus ojos adolescentes, mientras yo, terminaba mi prime mundial no sentado frente a un sillón, sino que lo finalizaba en una micro con una bandera tricolore en mis manos y escuchando ¡Campioni del Mondo!

0 Comments:

Post a Comment

<< Home

HispaLab
HispaLab